Aspermia

Se entiende por aspermia la falta de esperma en el hombre, y no debe confundirse con la azoospermia, que es la falta de espermatozoides en el semen. La aspermia es conocida como una de las causas de la infertilidad masculina.

Aspermia

La aspermia tiene dos causas principales: la eyaculación retrógrada y la obstrucción de los conductos eyaculadores. Los hombres con aspermia experimentan la sensación de la eyaculación, pero el semen no llega a salir del cuerpo.

La eyaculación retrógrada es una condición en la que el semen fluye hacia la vejiga en lugar de expulsarse fuera del cuerpo en la eyaculación. En una eyaculación normal, el esfínter en la entrada de la vejiga se contrae, forzando que el semen sea expulsado hacia fuera de la vejiga y de la uretra. La eyaculación retrógrada está causada por un mal funcionamiento del esfínter de la vejiga, debido, o bien a que los músculos de la zona están débiles o bien a defectos en los nervios de los músculos.

Además, la aspermia puede estar causada por complicaciones en la cirugía para tratar el cáncer de próstata o testicular, o por el daño en los nervios de los músculos causado por la misma enfermedad.

Otras condiciones asociadas a la aspermia por eyaculación retrógrada son:

  • Diabetes
  • Esclerosis múltiple
  • Lesiones de la médula espinal

Por último, la eyaculación retrógrada también puede estar causada por medicamentos, incluyendo la tamsulosina, utilizados para tratar tumores benignos de la próstata, antihipertensivos utilizados para tratar la presión arterial alta y/o los antidepresivos y antipsicóticos utilizados para tratar los trastornos en el estado de ánimo. A veces la supresión de la toma de esos medicamentos pueden revertir la condición. Cabe mencionar que la eyaculación retrógrada no es una dolencia peligrosa o potencialmente mortal, a pesar de que es causa de infertilidad masculina y también puede disminuir el deseo sexual.

La obstrucción del conducto eyaculador, la otra causa posible de aspermia, puede ser debida a quistes congénitos en los conductos eyaculatorios o por la inflamación de la zona, la cual, entre otras cuasas puede estar provocada por tuberculosis próstatica. La clamidia, infección de transmisión sexual, es otra causa posible. Además de aspermia, la obstrucción del conducto eyaculador también puede causar dolor en la pelvis, sobre todo después de la eyaculación.

La obstrucción del conducto eyaculador también puede dar lugar a oligospermia, en la que el semen presenta espermatozoides pero en una proporción menor de la cantidad considerada normal. Esta condición puede ser tratada quirúrgicamente mediante resección transuretral de los conductos eyaculadores (RTUCE) o a través de cateterismo con globo de la uretra o el recto.

Los hombres que sufren de aspermia suelen producir cantidades normales de espermatozodies, por tanto, puede engendrar un hijo con normalidad. Si la aspermia no puede ser revertida, el esperma del hombre se deberá extraer mediante una punción testicular e inyectarlo, posteriormente, mediante el uso de alguna de las técnicas de Reproducción Asistida (RA) existente en el útero de la mujer. En la eyaculación retrógrada, el semen eyaculado puede recogerse de la orina del paciente y pasará un proceso posterior de centrífugado para separar el semen de la orina, mientras que en los hombres con obstrucción del conducto eyaculatorio, el esperma debe ser recogido directamente de los testículos.

Artículos relacionados con Aspermia

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.