Azoospermia

La azoospermia se define como la ausencia total de espermatozoides en la eyaculación y es un trastorno que causa infertilidad masculina. Se presenta aproximadamente en el 5% de los hombres con problemas de fertilidad.

Azoospermia

Si este es su caso, entonces le pasará debido a una o más de las siguientes causas:

  • Problema con la producción de esperma.
  • Existencia de una obstrucción en los conductos que impide que a pesar de producir espermatozoides con normalidad estos llegen al líquido seminal.

Diagnóstico de la azoospermia

El diagnóstico de la azoospermia se hace mediante una sencilla e indolora prueba que se denomina Espermograma o Seminograma. El paciente obtendrá una muestra de esperma a través de masturbación y la entregará en el laboratorio en un plazo máximo de 30 minutos desde su estracción. En el laboratorio analizarán varios parámetros del esperma como la cantidad, la movilidad y la forma de los espermatozoides entre otros indicadores.

Es importante diferenciar entre una azoospermia en la que los testiculos generan espermatozoides normalmente (a pesar de que no se liberen en el líquido seminal) y el caso en el que no son capaces de generar espermatozoides.

Los testículos van generando espermatozoides a un ritmo constante y existe un umbral a partir del cual, los espermatozoides generados se liberan en el líquido seminal. En algunos hombres, este umbral no se llega a sobrepasar, por tanto esos espermatozoides no son liberados normalmente, sin embargo, un profesional podrá extraerlos mediante una punción testicular. De este modo, una persona con un trastorno de azoospermia podrá concebir utilizando una técnica de Reproducción Asistida (RA).

Causas de la azoospermia

  • Insuficiencia testicular primaria, síndrome de Klinefelter
  • Microdeleciones en el cromosoma
  • Infertilidad genética debido a cromosomas anormales (cariotipo)
  • Infertilidad genética inexplicable
  • Insuficiencia testicular secundaria, síndrome de Kallman
  • Deficiencia de gonadotropina inexplicable
  • Tumor hipotalámico/pituitaria
  • Hiperprolactinemia
  • Tratamientos para el cáncer (quimioterapia, radioterapia, cirugía)
  • Varicocele
  • La supresión de la hipófisis, inducida por fármacos (esteroides anabólicos, el alcohol, los glucocorticoides)
  • Los suplementos de testosterona
  • Hiperplasia suprarrenal congénita
  • Enfermedad grave (cáncer, insuficiencia renal o hepática)
  • Diabetes mellitus
  • Anemia de células falciformes
  • Hemocromatosis
  • Problemas autoinmunes
  • La exposición a pesticidas y/o toxinas
  • Testículos que no han descendido correctamente al nacer
  • Obstrucción o ausencia congénita de los conductos deferentes (EVAC)
  • Obstrucción del conducto eyaculador
  • La epididimitis
  • Traumatismo escrotal o cirugía
  • Síndrome de Young
  • Vasectomía

La azoospermia obstructiva

Clínicamente, es importante determinar si los hombres con azoospermia tienen una obstrucción como causa del problema, ya que esto se puede tratar y revertir con microcirugía. Si la producción de esperma es normal, según lo determinado por una biopsia de testículo o mapeo FNA, entonces la azoospermia es causada por una obstrucción.

Generalmente, los hombres que presentan una obstrucción suele ser por problemas en:

  • El epidídimo en el 65% de las veces
  • En el conducto deferente el 30% de las veces
  • En el conducto eyaculador 5% restante

Los casos de azoospermia obstructiva se suelen tratar con una intervención de microcirugía y tiene excelentes tasas de éxito.

La azoospermia no obstructiva

En los casos de azoospermia en el que la producción de esperma no es normal se asume que no existe obstrucción. En algunos casos, como en el síndrome de Kallman o la hiperprolactinemia, esta condición es médicamente tratable, pero en la mayoría de las veces se deberá optar por la extracción de espermatozoides directamente de los testículos y colocarlos en el útero de la mujer mediante una técnica de reproducción asistida como la Inyección intracitoplasmática de espermatozoides (ICSI) o la Fecundación in Vitro.

Uno de los aspectos más difíciles de la azoospermia no obstructiva, es que, si bien la recuperación de espermatozoides del testículo de los hombres con obstrucción no es difícil, existe una probabilidad de hasta el 50% de los pacientes con azoospermia no obstructiva de no obtener espermatozoides. El resultado se conocerá después de haber realizado la punción testicular puesto que, las diferentes pruebas que se pueden realizar al paciente no determinan con exactitud si se podrán recuperar o no espermatozoides.

Tratamientos para la azoospermia

Como hemos comentado en puntos anteriores, una azoospermia puede ser debida a que existe una obstrucción el tracto reproductivo masculino o que el esperma no se está generando en niveles suficientes para entrar en la eyaculación.

Una obstrucción en el tracto reproductivo masculino puede deberse a una infección sufrida con anterioridad, a una cirugía mal cicatrizada, a quistes prostáticos, lesión o ausencia congénita de los conductos deferentes (EVAC). A excepción de los casos de ausencia congénita de los conductos deferentes, la mayoría de los casos de obstrucción son reparables con reconstrucción microquirúrgica o endoscópica.

En los casos de azoospermia no obstructiva, existe una serie de causas con condiciones reversibles que pueden tratarse para que el hombre genere niveles normales de espermatozoides, estos casos concretos son:

  • El síndrome de Kallman
  • La hiperprolactinemia
  • Varicocele

En la mayoría de casos, sin embargo, la única esperanza para la construcción de una familia biológica es el uso de espermatozoides recuperados de los testículos e inyectados en el útero de la mujer mediante alguna técnica de Reproducción Asistida (RA).

Artículos relacionados con Azoospermia

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.