Baja reserva ovárica

¿Qué es la baja reserva ovárica?

La capacidad de los ovarios de una mujer para producir óvulos de alta calidad se conoce como reserva ovárica. Una baja reserva ovárica (DOR por sus siglas en inglés) es una de las causas de la infertilidad femenina y se caracteriza por un bajo número de óvulos disponibles en los ovarios de la mujer y/o por alteraciones del desarrollo de los óvulos existentes.

Baja reserva ovárica

Las mujeres con baja reserva ovárica no tratada suelen tener serios problemas para conseguir embarazo y en caso de conseguirlo, experimentan unas tasas de aborto bastante altas en relación con otros trastornos de infertilidad femenina. Esto es debido a que aproximadamente el 95% de la calidad del embrión resultante proviene de la calidad de los óvulos y el cuerpo suele rechazar unos embriones de baja calidad primero evitando la implantación de estos en el útero y si lo consiguen mediante aborto involuntario.

La baja reserva ovárica es una condición que aparece de manera natural en todas las mujeres a medida cuando envejecen, por ese motivo, las mujeres que intentan quedar embarazadas después de los 40 años a menudo tienen dificultades para hacerlo. Sin embargo, la baja reserva ovárica no es normal antes de los 40.

Aproximadamente el 10% de las mujeres sufren un descenso de la función ovárica antes de lo normal, lo que significa que si se evalúa su reserva ovárica se detectará que esta es más baja de lo esperado para su edad, pero no a todas afecta de la misma manera, ya sea porque a pesar de tener una reserva ovárica más baja de lo normal es suficientemente buena como para quedar embarazadas o porque no están buscando ni planean buscar embarazao en un futuro.

¿Como evoluciona la reserva ovárica?

En la evolución de una mujer desde que está en el vientre de su madre hasta la menopausia, la reserva ovárica va descendiendo de manera natural. Así, según se ha podido comprobar, en el momento en el que el feto está entre las semanas 16 y la 20 cuenta con una reserva ovárica de unos siete millones de óvulos. Este número se reduce a uno o dos millones de óvulos en el momento del nacimiento y va descendiendo a medida que se va avanzando hacia la pubertad hasta un número entre 250.000 y 500.000 óvulos.

Desde la pubertad hasta que la mujer cumple los 37 años de edad, el número de óvulos habrá bajado hasta unos 25.000 y en la menopausia el recuento de óvulos en la reserva ovárica será de aproximadamente unos 1.000.

Podemos pensar en los ovarios como un recipiente que alberga tres zonas con óvulos en diferentes fases, en la primera zona se encuentran los óvulos inmaduros, en la seguna los óvulos maduros y listos para la ovulación en un ciclo particular y por último, una zona con óvulos atróficos o muertos. Los óvulos están encerrados en unas pequeñas cámaras que se llaman folículos y estos folículos tienen la función de proteger el óvulo en su maduración hasta que es liberado en la ovulación, aunque la gran mayoría no lo harán. Cada mes, un número determinado de óvulos inmaduros madurará y sólo uno de estos óvulos, en condiciones normales, será liberado en la ovulación. El resto de óvulos pasará a la reserva de óvulos muertos y será reabsorbido por el ovario a través de atresia folicular.

Síntomas de una baja reserva ovárica

Desafortunadamente, la mayoría de las mujeres no presentan síntomas evidentes de una baja reserva ovárica. A medida que este trastorno va progresando con el tiempo, las mujeres pueden notar una reducción del ritmo menstrual, por ejemplo, los ciclos de 28 días se reducen a 24. Una vez que la menopausia es inminente, las mujeres pueden notar síntomas propios de un cuadro de bajos niveles de estrógeno como sofocos, problemas para dormir, ausencia de períodos menstruales y sequedad vaginal.

En mujeres que están intentando buscar embarazo, el síntoma más evidente es la imposibilidad de conseguir concebir.

Causas de la baja reserva ovárica

Como hemos comentado anteriormente, una baja reserva ovárica es una disminución prematura en el número de óvulos y puede ser causada por diferentes factores, entre ellos:

  • Anomalías cromosómicas. Anomalías en los cromosómas como por ejemplo el síndrome de Turner donde la mujer no tiene dos cromosomas X pueden ser la causa de la baja reserva ovárica.
  • Problemas genéticos
  • Problemas inmunológicos
  • Quistes ováricos causados por endometriosis
  • Tumores benignos o malignos
  • Tratamientos contra el cáncer. La agresividad para las células en tratamientos como la quimioterápia o la radioterápia pueden acabar con la reserva ovárica antes de lo normal.
  • Adeherencias pélvicas
  • Exposición a agentes tóxicos
  • Tabaquísmo y otras drogas

Diagnóstico de baja reserva ovárica

Para diagnosticar una baja reserva ovárica se comprueban varios marcadores clínicos. Hoy en día, las técnicas más utilizadas para para diagonsticar baja reserva ovárica son:

  • Ecografía transvaginal
  • Medición de la hormona folículo estimulante basal (FSH)
  • Medición del estradiol
  • Medición de la hormona antimülleriana
  • Medición de la Inhibina B
  • Estimulación con citrato de clomifeno o GnRH

Ecografía transvaginal

Ecografía transvaginal

Una ecografía transvaginal es una técnica común en las revisiones ginecológicas y es indolora. Se utiliza una herramienta que emite ultrasonidos (llamada transductor) para poder formar imágenes del interior del útero en una pantalla de ordenador.

Mediante una ecografía se puede tener una idea bastante clara de como será la reserva ovárica de una mujer. Para que el diagnóstico sea lo más fiable posible, la ecografía se debe hacer entre los días 3º y 5º del cliclo. El médico contará los folículos presentes en el ovario con un tamaño de entre 2 y 9 mm. para determinar si el número de folículos está dentro de lo esperado según la edad de la mujer o, por el contrario, se puede diagnosticar un caso de baja reserva ovárica.

En la actualidad, la ecografía transvaginal es la prueba más usada en España para diagnosticar una baja reserva ovárica.

Hormona folículo estimulante basal (FSH)

El examen de hormona folículo estimulante basal (FSH) se realiza mediante un análisis de sangre entre el 3er y 5º día del ciclo menstrual. La hormona folículo estimulante es un buen indicador de la reserva ovárica ya que, a medida que la reserva ovárica disminuye, la concentración de hormona folículo estimulante aumenta. Unos niveles de FSH de más de 10 nos indica una baja reserva ovárica.

Estradiol

El estradiol es otro buen indicador para medir la reserva ovárica de la mujer. Realizando una medición, vía análisis de sangre, de los niveles de estradiol entre el 3er y 5º día del ciclo menstrual, podemos diagnosticar una baja reserva ovárica. Los niveles de estradiol en el cuerpo aumentan en los primeros dáis del ciclo ya que es una hormona que excretan los folículos ováricos preovulatorios. Si el número de folículos ováricos disminuye, también disminuirá la cantidad de estradiol en sangre y, por tanto, podemos diagnosticar una baja reserva ovárica.

Hormona antimülleriana

La hormona antimülleriana es una hormona que está presente en la mujer desde que nace y que va disminuyendo a medida que va avanzando en edad. Ese indicador de la reserva ovárica puede ser medido en cualquier momento del ciclo de la mujer. Unos niveles de hormona antimülleriana inferiores a 0,7 indican una baja reserva ovárica. Los valores normales de esta hornoma están entre 0,7 y 3,5.

Inhibina B

Los médicos en fertilidad puede utilizar los niveles de Inhibina B para detectar una baja reserva ovárica. La Inhibina B es una hormona glicoproteica heterodimérica y unos niveles en sangre inferiores a 45pg/ml indican una baja reserva ovárica.

Estimulación con citrato de clomifeno o GnRH

Existen una serie de tests que utilizan o bien citrato de clomifeno o bien hormona liberadora de gonadotropina (GnRH) para estimular los ovarios y ver después su respuesta a estos fármacos.

Para los tests con citrato de clomifeno, se estimulan los ovarios durante unos días y posteriormente, se cuenta el número de folículos ováricos maduros mediante una ecografía transvaginal.

Los tests que se basan en hormona liberadora de gonadotropina se comprueba que tras administrar una medicación, los niveles de estradiol se elevan según lo esperado.

¿Qué debo hacer si me diagnostican baja reserva ovárica?

Generalmente, el diagnosticar una baja reserva ovárica prematura suele también indicar una baja calidad de los óvulos. Con una baja calidad en los óvulos, las probabilidades de quedar embarazada aún con tratamientos de fertilidad como la Fecundación in Vitro (FIV), desciende respecto a otras mujeres con otros trastornos de fertilidad, por ese motivo, es recomendable que en primer lugar valores junto a tu pareja la importancia de tener un hijo con tu propio ADN.

En función de esta primera decisión podreis optar por:

  • Utilizar los óvulos de una donante y el esperma de tu marido para realizar una Fecundación in Vitro e implantar los óvulos fecundados en tu útero. Esta práctica suele tener mayores probabilidades de éxito ya que los óvulos de la donante están seleccionados en laboratorio para que tengan la mayor calidad posible.
  • Utilizar tus propios óvulos y el esperma de tu marido en una Fecundación in Vitro e implantar los óvulos fecundados en tu utero. Las probabilidades dependerán de la cantidad de óvulos de buena calidad que puedan extraer de tu cuerpo tras una estimulación ovárica.

Es importante que consultes con tu médico la mejor opción en tu caso para maximizar las probabilidades de embarazo. En ocasiones, visitar a un psicólogo especializado en reproducción asistida puede ser útil para ayudarte a tomar una decisión y superar la barrera mental que te impide optar por donante de óvulos. Esta barrera mental es conocida en psicología como "duelo genético" .

Tratamientos para una baja reserva ovárica

Actualmente no existe un tratamiento eficaz para tratar un dagnóstico de baja reserva ovárica, sin embargo, existen una serie de técnicas que te pueden ayudar a quedar embarazada.

Fecundación in Vitro FIV

La principal técnica recomendada para una mujer con baja reserva ovárica diagnosticada es la Fecundación in Vitro (FIV). La Fecundación in Vitro es una técnica de Reproducción Asistida (RA) que consiste en fertilizar un óvulo fuera del cuerpo de la mujer, en un laboratorio, para luego liberarlo en el útero de la mujer y esperar a que este se implante de manera satisfactoria.

El punto de inflexión en una Fecundación in Vitro para una mujer con baja reserva ovárica es decidir si se hará con los óvulos de una donante o con los óvulos propios. Los óvulos de una mujer con baja reserva ovárica suelen tener una calidad baja, por este motivo, muchos médicos recomiendan utilizar los óvulos de una donante, que han sido seleccionados en laboratorio para que tengan la máxima calidad, y maximizar de esta manera las probabilidades de éxito con la Fecundación in Vitro.

Artículos relacionados con Baja reserva ovárica

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.