Definición de infertilidad

La mejor definición de infertilidad es incapacidad de concebir un hijo de manera natural después de mantener relaciones sexuales sin protección durante un periodo de tiempo regular. La infertilidad también puede referirse a la incapacidad biológica de un individuo para conseguir la concepción, o de una mujer que no puede llevar un embarazo a término.

Definición de infertilidad

La mayoría de parejas (aproximadamente el 85%) consiguen quedarse embarazadas en el primer año desde que empezaron a buscar un hijo y aproximádamente el 7% lo hará en el segundo año, por ese motivo, el tiempo mínimo para poder hablar de infertilidad está en torno a los 12 meses de relaciones sexuales regulares sin el uso de anticonceptivos.

El embarazo es el resultado de un proceso que tiene diferentes pasos, en concreto, para quedarse embarazada, una mujer debe:

  • Pasar por la fase de ovulación, en la que la mujer liberará al menos un óvulo de uno de sus ovarios.
  • El óvulo debe pasar por la trompa de Falopio hacia el útero.
  • El esperam del hombre debe encontrarse con el óvulo en el recorrido desde el ovario hasta el útero y fertilizarlo.
  • El óvulo fertilizado debe implantarse en la cabidad uterina.

La infertilidad puede ocurrir si hay problemas con uno o más de estos pasos.

¿És la infertilidad un problema común?

Sí, entre un 15% y un 18% de las parejas españolas tienen problemas de fertilidad. Aunque se tenga la falsa creencia de que la infertilidad es un problema exculsivo de la mujere, lo cierto es que tanto las mujeres como los hombres pueden tener problemas que causen infertilidad.

Alrededor del 33% de los casos de infertilidad son causados por algun transtorno en la mujer, otro 33% es debido a problemas en el hombre y el 34% restante es debido a problemas desconocidos.

¿Qué causa la infertilidad en los hombres?

La infertilidad en los hombres puede ser de nacimiento o evolucionar en el tiempo. Las principales causas de infertilidad en el hombre suele ser:

  • Varicocele: Las venas en uno o ambos testículos son demasiado grandes lo qual hace que aumente el calor en los testículos y ese calor puede afectar al número o la forma de los espermatozoides.
  • Astenozoospermia: La astenozooespermia ocurre cuando la movilidad de los espermatozoides no es buena. Si los espermatozoides no se mueven lo suficiente o lo hacen en trayectorias no rectilíneas los espermatozoides no lleguarán al óvulo. El movimiento de los espermatozoides se puede ver alterado por lesiones u otros daños en el aparato reproductivo masculino.
  • Oligospermia: La oligospermia es un transtorno en el que el recuento de espermatozoides de buena calidad es bajo. Un recuento bajo de espermatozoides dificulta enormemente las probabilidades de embarazo. Lee más en nuestro artículo Oligospermia.
  • Azoospermia: La azoospermia es un transtorno en el que la eyaculación del hombre no contiene ningún espermatozoide que pueda fecundar el óvulo. Lee más en nuestro artículo Azoospermia.
  • Teratozoospermia: La teratozoospermia es un transtorno del semen en el que los espermatozoides tienen una forma anormal. La forma del espermatozoide puede influir en su movimiento y dificultar la fecundación.

¿Qué causa la infertilidad en las mujeres?

La mayoría de casos de infertilidad femenina son causados por trastornos en la ovulación. La ovulación es el proceso mediante el cual los ovarios liberan un óvulo maduro que podrá ser fecundado de manera mensual. Si este proceso no se lleva a cabo correctamente, la mujer no se podrá quedar embarazada. Algunos de los signos que indican que no se está ovulando de manera correcta incluyen períodos menstruales irregulares o ausentes.

Las principales causas de infertilidad en la mujer son:

  • Síndrome del ovario poliquístico (SOP): El Síndrome del ovario poliquístico, también conocido como síndrome de Stein-Leventhal, es un desequilibrio hormonal que resulta en una menstruacción irregular debido a la presencia de multiples quistes en los ovarios. Actualmente es uno de los desequilibrios hormonales más frecuentes en la mujer al afectar entre el 5% y el 10% de las mujeres en edad reproductiva.
  • Insuficiencia ovárica prematura (IOP): La insuficiencia ovárica prematura es la falta de actividad ovárica antes de los 40 años. Algunas mujeres con IOP presentan menstruaciones ocasionales. Afecta al 1% de las mujeres en edad reproductiva. Puedes leer más sobre este trastorno de fertilidad en nuestro artículo Bara reserva ovárica.
  • Obstrucción de las trompas de Falopio: Las trompas de Falopio son los conductos por los cuales circulan los óvulos hasta llegar al útero. Si las trompas están obstruidas, el óvulo y los espermatozoides no se pueden encontrar, por tanto, es imposible que el óvulo sea fecundado.
  • Fibromas uterinos: Los fibromas son tumores benignos (no cancerosos) que crecen en o alrededor de la matriz. Los fibromas submucosos se desarrollan en el músculo liso en el útero y pueden modificar la cavidad uterina. En algunos casos, los fibromas pueden causar infertilidad en la mujer.

¿Cuándo buscar ayuda?

Como norma general, recomendamos buscar la ayuda de un endocrinólogo especialista en reproducción si la concepción no se ha producido dentro de los 12 meses, sin embargo, existen varios escenarios en los que es aconsejable buscar ayuda para detectar la infertilidad antes:

  • Períodos menstruales infrecuents: Cuando una mujer tiene períodos menstruales regulares, es decir, su ciclo menstrual está entre los 21 y 35 días, casi siempre indica que ovula de manera regular. La ovulación suele producirse aproximadamente 2 semanas antes del inicio del siguiente período. Cuando la mujer tiene ciclos a intervalos de más de 35 días, esto puede indicar que no está ovulando correctamente. La ovulación es esencial para poder conseguir el embarazo, por tanto, se recomienda una evaluación si los ciclos menstruales son infrecuentes o irregulares.
  • La mujer supera los 35 años de edad: A medida que la edad de la mujer va en aumento, el número de óvulos que el cuerpo madura va disminuyendo y también la calidad de cada uno de estos óvulos, por ese motivo, se recomienda una evaluación de fertilidad si una pareja ha estado intentando quedarse embarazada durante 6 meses o más y la mujer supera los 35 años de edad.
  • Historial de infecciones pélvicas o enfermedades de transmisión sexual: Algunas infecciones de transmisión sexual, como la clamidia o la gonorrea, pueden ser las causantes de la infertilidad al probocar inflamación y cicatrices permanentes en las tromas de Falopio. Es esencial que los conductos uterinos estén completamente abiertos para que el óvulo y el esperma puedan encontrarse y llevar a cabo la fecundación. Se recomienda una evaluación inmediata cuando la mujer tiene antecedentes de infección pélvica. Este tipo de exámenes suelen incorporar una prueba denominada histerosalpingografía diseñada para evaluar si las trompas de Falopio están abiertas.
  • Fibromas uterinos conocidos o pólipos endometriales: Disfunciones uterinas como los fibromas en la cabidad endometrial y los pólipos endometriales, pueden afectar la forma en que el endometrio (revestimiento del útero) y el embrión interactúan reduciendo las tasas de implantación y por tanto, embarazo. Estas anormalidades pueden causar sangrado irregular entre los ciclos menstruales. La evaluación debe llevarse a cabo a los 6 meses de intentos de embarazo infructuosos en mujeres con un historial conocido de estas anomalías o antecedentes de sangrado entre ciclos menstruales.
  • Anomalías conocidas en el semen del varón: Si la pareja masculina tiene una historia de infertilidad con una pareja anterior, o si existen anomalías en el análisis de semen, es recomendable realizar una evaluación en el momento de empezar a buscar el embarazo.

Artículos relacionados con Definición de infertilidad

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.