Inducción a la ovulación

La inducción a la ovulación es una técnica de reproducción asistida que consiste en estimular la creación de folículos en los ovarios para conseguir que estos liberen uno o más óvulos maduros en un ciclo. Con este proceso también se controla el momento en el que se liberan los óvulos, de este modo se pueden programar otras técnicas de reproducción asistida como la inseminación artificial o la fecundación in vitro en el momento exacto para maximizar las probabilidades de éxito.

Inducción a la ovulación

Farmacos asociados a la inducción a la ovulación

La inducción a la ovulación se consigue mediante unos fármacos. Los medicamentos más utilizados en este tratamiento de fertilidad son:

  • Citrato de clomifeno: Suele venir en pastillas y se usa en mujeres que tienen períodos infrecuentes o ciclos menstruales largos. Los efectos secundarios comunes incluyen:
    • Dolores de cabeza
    • Visión borrosa
    • Sofocos
  • Gonatropinas: Se suele distribuir en formato inyectable y se utiliza para inducir la liberación del óvulo una vez se han desarrollado los folículos y estos están maduros. Los efectos secundarios comunes incluyen:
    • Distensión o malestar abdominal
    • Sensación de hinchazón
    • Cambios de humor
    • Fatiga
    • Inquietud
  • Parlodel: Medicamento utilizado para bajar los niveles de prolactina y, en algunas ocaciones, se administra junto a cirugía o radiación para tratar la acromegalia, producida por un tumor en la glándula pituitaria. Se administra por vía oral y suele tener bajos efectos secundarios.

Grados de inducción a la ovulación

Hay diferentes niveles de inducción a la ovulación utilizados para tratar la infertilidad en función del grado de severidad de la situación concreta.

El tratamiento más frecuente de inducción a la ovulación para tratar la infertilidad relacionada con trastornos de ovulación consiste en administrar Citrato de clomifeno en forma de píldora durante 5 días al inicio de un ciclo, el óvulo maduro será liberado entre los días 9 y 15 del ciclo. Este tratamiento consigue la ovulación en un 80% de personas con anovulación y aproximadamente el 50% de ellas consigue concebir de manera satisfactoria.

El nivel más agresivo de la inducción a la ovulación es un tratamiento llamado superovulación. Este tratamiento utiliza gonadotropinas (en ocasiones combinada con clomifeno) para estimular la producción de óvulos múltiples. Los pacientes que se someten a este tratamiento de inducción a la ovulación deben llevar un seguimiento estricto y se tomarán análisis de sangre y ecografías para saber el número de óvulos que se liberarán y controlar el riesgo de embarazos múltiples.

Riesgos asociados con la inducción a la ovulación

Existen diferentes riesgos documentados y asociados a la inducción a la ovulación, estos riesgos incluyen:

  • Embarazos múltiples de orden superior
  • Quistes ováricos
  • Síndrome de hiperestimulación ovárica (SHO)

Artículos relacionados con Inducción a la ovulación

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.