Infertilidad femenina

La mejor definición de infertilidad es incapacidad de concebir un hijo de manera natural después de mantener relaciones sexuales sin protección durante un año.

Infertilidad femenina

Entre un 15% y un 18% de las parejas españolas tienen problemas de fertilidad. Alrededor del 33% de los casos de infertilidad son causados por algun transtorno en la mujer, otro 33% es debido a problemas en el hombre y el 34% restante es debido a problemas en la interacción de los dos miembros de la pareja.

Afortunadamente, en la actualidad existe una solución para los diferentes problemas de infertilidad femenina que te exponemos en esta página.

¿Cómo afecta la edad en la infertilidad femenina?

La edad de la mujer es un factor determinante en su fertilidad. Las mujeres nacen con un número finito de óvulos, por lo tanto, a medida que va pasando el tiempo, el número y la calidad de los óvulos disminuye. Las probabilidades de tener un bebé disminuye del 3% al 5% por año después de los 30 y el porcentaje aumenta después de los 40 años de edad.

¿Qué causa la infertilidad femenina?

Además de la edad, existen una serie de trastornos que pueden ser la causa de la infertilidad femenina. Entre otros, los factores más comunes son:

  • Trastornos de ovulación: La causa de infertilidad más común en la mujer es el trastorno en el ciclo de ovulación. La ovulación es el proceso mediante el cual los ovarios liberan un óvulos maduro cada mes que circula por las trompas de Falopio hasta el útero. Si una mujer no ovula o lo hace de manera descontrolada, aumentan las dificultades para conseguir el embarazo. El caso más común de trastorno de ovulación es el Síndrome de ovario poliquístico (SOP). Puedes leer más sobre esta causa de infertilidad femenina en nuestro artículo Trastornos de ovulación.
  • Trompas de Falopio obstruidas o dañadas: Las trompas de Falopio son los canales por los que desciende el óvulo desde los ovarios hasta el útero. Si este canal se encuentra obstruido y/o dañado, el óvulo no se encontrará nunca con los espermatozoides, por lo tanto, el óvulo nunca se fecundará ni se implantará en la cabidad uterina. Los daños en las Trompas de Falopio pueden estar causados por infecciones pélvicas, endometriosis y cirugías pélvicas defectuosas. Puedes leer más sobre este trastorno en nuestro artículo Obstrucción de las Trompas de Falopio.
  • Defecto en el moco cervical: Aunque no es muy común, existe un reducido porcentaje de mujeres en el que el esperma no puede pasar a través del canal cervical debido a que la mucosa que lo recubre no se reduce tras la ovulación, por tanto, impide el paso del esperma por el cuello uterino.
  • Trastornos uterinos: Una anatomía anormal del útero o la presencia de pólipos y fibromas en la cabidad uterina pueden ser la causa de una infertilidad femenina.
  • Casos inexplicables: Aproximadamente en un 20% de las parejas, no se ha podido determinar la causa que provoca infertilidad.

¿Cómo se determina la causa que proboca infertilidad femenina?

Generalmente, tu médico empezará a realizar pruebas tanto a ti como a tu pareja. Las pruebas de infertilidad masculina suelen ser más rápidas y menos invasivas, consistiendo en un análisis de semen conocido como Espermoigrama o Seminograma. Esta prueba evaluará la cantidad y calidad de su esperma. Es probable que el médico quiera comprobar también los niveles hormonales de tu pareja mediante un análisis de sangre.

En el caso de la mujer, el médico irá solicitando pruebas a medida que se van descartando posibles trastornos. Seguramente tu médico empezará solicitando:

  • Un análisis de sangre para comprobar los niveles de hormonas
  • Una biopsia endometrial para comprobar el revestimiento del útero

Además de estas dos pruebas, suelen ser comunes pruebas de diagnóstico que pueden ser útiles en la detección de tejido cicatrizado de manera irregular u obstrucción de las trompas. Estas pruebas son:

Histerosalpingografía
  • La histerosalpingografía (HSG): Procedimiento que consiste en una ecografía o radiografías de los órganos reproductivos mientras se hace pasar un material de contraste a traves de los órganos, de esta manera se puede comprobar que todo el canal reproductivo se encuentra conectado correctamente y que los espermatozoides no encontrarán ningún impedimento para encontrarse con el óvulo. Puedes leer más sobre esta técnica en nuestro artículo histerosalpingografía (HSG).
  • Laparoscopia: En este procedimiento, un laparoscopio (tubo delgado equipado con una cámara de fibra óptica) se inserta en el abdomen de la mujer a través de una pequeña incisión cerca del ombligo. El laparoscopio permite al médico ver el exterior del útero, los ovarios y las trompas de Falopio para detectar crecimientos anormales, como en el caso de la endometriosis.

¿Cómo se trata la infertilidad femenina?

La infertilidad femenina puede ser tratada de diferentes maneras en función del trastorno detectado. Estos tratamientos suelen ser:

  • Laparoscopia: Las mujeres que han sido diagnosticadas con problemas en las trompas de falopio o la pelvis pueden ser sometidos a una cirugía laparoscópica para reconstruir los órganos reproductivos. La laparoscopia, es una técnica que puede utilizarse para diagnosticar simplemente o también para realizar pequeñas cirugías. Para esta intervención se introduce el laparoscopio que va equipado con una pequeña cámara y unos instrumentos minúsculos que permiten hacer incisiones y cicatrizar cortes. Con esta técnica se pueden solventar problemas de infertilidad femenina causados por tejido mal cicatrizado, endometriosis, quistes ováricos y bloqueo de conductos.
  • Histeroscopia: Un histeroscopio, que és un tubo equipado con una luz para poder examinar el interior del útero, se desliza hasta el interior del útero a través del cuello uterino. Mediante esta técnica se pueden extraer pólipos y tumores fibroides, tejido cicatrizal y abrir trompas obstruidas. Puedes leer más sobre esta técnica en nuestro artículo Histeroscopia.
  • Inducción a la ovulación: En mujeres que sufren problemas de ovulación, los médicos suelen prescribir fármacos como citrato de clomifeno (Clomid, Serophene), letrozol o gonadotropinas (tales como Gonal, Follistim, Humegon y Pregnyl), para favorecer y controlar la ovulación. Estos fármacos se deben tomar únicamente bajo la supervisión de un médico ya que pueden provocar embarazos múltiples seberos si no se toman convenientemente. Puedes leer más sobre este tratamiento en nuestro artículo Inducción a la ovulación.
  • La inseminación intrauterina: La inseminación intrauterina es un tipo de Inseminación artificial (IA) en la que se recoge el semen del hombre, se seleccionan los mejores espermatozoides de la muestra y, posteriormente, se colocan en el útero en el momento de la ovulación mediante el uso de un catéter de plástico que se desliza a través del cuello del útero. Este procedimiento puede realizarse en combinación con los medicamentos listados anteriormente para inducir a la ovulación.
  • Fecundación in vitro (FIV): La Fecundación in Vitro (FIV) es un procedimiento en el que se estimula la proliferación de muchos óvulos mediante el uso de unos fármacos denominados gonadotropinas. Se va monitoreando su estado de maduración y en el momento en el que tienen un tamaño suficiente, se extraen y son fecundados en una placa de cultivo en laboratorio con el esperma seleccionado del hombre. Varios días después, los embriones en un estado avanzado de maduración se devuelven al útero mediante un catéter de inseminación intrauterina. Los embriones que hayan podido sobrar se congelan para su uso en posteriores fecundaciones in vitro, si estas fueran necesarias.
  • Inyección Intracitroplasmática de espermatozoides (ICSI): La inyección intracitoplasmática de espermatozoides (ICSI) se utiliza cuando la infertilidad está relacionada con el esperma del hombre. Es un tipo de fecundación in vitro en la que un único espermatozoide de buena calidad y seleccionado en laboratorio se inyecta directamente en el óvulo. Posteriormente, el embrión se colocará en el útero de la mujer.
  • Donación de óvulos: La donación de óvulos está recomendada para mujeres con ovarios que no funcionan normalmente pero sí tienen un útero funcional. La donación de óvulos consiste en retirar los óvulos del ovario de una donante, que ha sido sometida a estimulación ovárica con el uso de medicamentos, y colocarlos junto con el esperma de la pareja de la receptora como si de una fecundación in vitro se tratara. Los embriones resultantes se transfieren al útero de la receptora.

Artículos relacionados con Infertilidad femenina

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.