Pruebas de fertilidad

Los médicos diagnostican infertilidad a una pareja cuando esta ha intentado y no se ha conseguido un embarazo tras 12 meses de relaciones sexuales de manera regular y sin protección. Si pasados 12 meses de intentar quedar embarazada la pareja no lo consigue, es probable que exista algún problema en uno o los dos miembros de la pareja. Cabe recordar que muchas mujeres consiguen el embarazo en el segundo año o posterior a pesar de estar en perfectas condiciones para concebir.

Pruebas de fertilidad

Para diagnosticar un caso de infertilidad, el médico dispone de diferentes pruebas que puede realizar al hombre o la mujer con el fin de determinar dónde está el problema y encontrar la mejor solución a cada caso.

Consulta con el doctor

El primer paso para diagnosticar o descartar un posible caso de infertilidad pasa por realizar una entrevista detallada con un médico especializado en fertilidad. Es importante que los dos miembros de la pareja asistan a esta entrevista ya que el doctor necesitará conocer la detalles de salud de ambos.

Las preguntas que un médico suele hacer a la pareja son:

  • ¿Cuál es tu historial médico?
  • ¿Has sufrido algún tipo de enfermedad de transmisión sexual?
  • ¿Has sido intervenido quirurgicamente en el pasado?
  • ¿Qué medicamentos tomas actualmente?
  • ¿Tomas alcohol u otro tipo de drogas?
  • ¿Estás expuesta a productos químicos, toxinas o radiación de manera continuada?
  • ¿Con qué frecuencia teneis relaciones sexuales?
  • ¿Existen problemas en las relaciones sexuales?

Debido a que el sistema reproductor femenino es más complejo que el del hombre, los problemas de fertilidad aparecen por trastornos en la mujer en 2 de cada 3 casos, por ese motivo, probablemente el médico haga varias preguntas concretas únicamente a la mujer. Estas preguntas suelen ser:

  • ¿Has estado embarazada antes? ¿Cuál fue el resultado de el/los embarazos?
  • ¿Cuántas veces has tenido períodos durante el último año?
  • ¿Has tenido períodos irregulares y/o perdidas entre períodos?
  • ¿Ha tenido algún cambio en el flujo o has notado grandes coágulos de sangre?
  • ¿Qué anticonceptivos has tomado? ¿durante cuánto tiempo? ¿cuándo los dejaste?
  • ¿Has visto anteriormente a un especialista en fertilidad? ¿Qué pruebas de infertilidad y tratamientos has recibido?

Pruebas de fertilidad para la mujer

Los trastornos de fertilidad pueden aparecer por diversas razones, por ese motivo no existe una única prueba que pueda determinar porqué la pareja está teniendo dificultades para concebir. El médico debe ir realizando pruebas para ir descartando los trastornos más comunes y si la prueba que ha realizado resulta correcta, pasará al siguiente nivel para dar con la problemática concreta para tu caso.

Las pruebas más comunes que suelen realizar los médicos son:

Citología vaginal o prueba de Papanicolau

Una citología vaginal es una prueba sencilla que examina los cambios de las células del cuello uterino. La mayoría de mujeres están familiarizados con esta prueba básica ginecológica ya que se realiza en todas las revisiones.

La citología vaginal y el examen pélvico son la mejor prueba para detectar problemas en el cuello del útero o enfermedades de transmisión sexual. Cualquiera de estos trastornos mencionados puede interferir con la fertilidad de la mujer.

Test de ovulación

Tests de ovulación

Para que la mujer pueda quedar embarazada debe liberar un óvulo cada mes, este proceso es conocido como ovulación. Puesto que los espermatozoides pueden vivir de 2 a 3 días dentro del cuerpo de una mujer y el óvulo vive de 1 a 2 días, la ventana fértil se encuentra entre 3 días antes de ovular y 2 días después.

En mujeres que tienen períodos irregulares puede ser complicado determinar en que momento se está ovulando. Para estos casos existen unos tests sencillos, que pueden realizarse en casa sin prescripción médica, que indican de manera fiable cuando se ha liberado el óvulo.

Puedes leer más sobre esta prueba de fertilidad en nuestro artículo Tests de ovulación.

Histerosalpingografia (HSG)

La histerosalpingografía, también conocida por las siglas HSG, es una prueba de rayos X en la que se examinan las trompas de Falopio y el útero de la mujer.

Para realizar una histerosalpingografía se introduce un tubo delgado por la vagina hasta llegar al útero y se libera en su interior un material de contraste. Este fluido rellena la cabidad uterina y fluye a través de las trompas de Falopio. Una vez se ha introducido el líquido, se realiza una prueba de rayos X para comprobar si el material de contraste a podido avanzar de manera satisfactoria o si, por el contrario, ha encontrado obstaculos para poder avanzar desde el útero hasta los ovarios.

Puedes leer más sobre esta prueba de fertilidad en nuestro artículo Histerosalpingografia (HSG).

Ecografía transvaginal

Una ecografía transvaginal es una prueba que se utiliza para examinar el aparato reproductor femenino. Para realizar esta prueba de fertilidad, el médico introduce una sonda, que recibe el nombre de transductor, en la vagina de la paciente. Esta sonda utiliza los ultrasonidos para devolver imágenes del interior del órgano reproductor femenino como, por ejemplo, los ovarios y el útero.

Esta prueba se utiliza con frecuencia para determinar si hay folículos en los ovarios y si estos evolucionan de la manera esperada.

Histeroscopia

Histeroscopia

La histeroscopia es un procedimiento que permite al médico observar el interior del útero con el fin de diagnosticar y tratar las causas de sangrado anormal. La histeroscopia se realiza mediante un aparato denominado histeroscopio. Un histeroscopio consta de un tubo delgado con luz que se inserta en la vagina para examinar el cuello uterino y en el interior del útero.

Puedes leer más sobre esta prueba de fertilidad en nuestro artículo Histeroscopia.

Laparoscopia

La laparoscopia es una prueba en la que se realiza un pequeño corte en el abdomen para poder introducir una minúscula cámara en el vientre. Esta cámara permite al doctor visualizar la cavidad pélvica-abdominal y evaluar diferentes órganos y tejidos que pueden ser la causa de los problemas de la pareja.

Puesto que la laparoscopia es una técnica invasiva que requiere de una intervención y toda intervención conlleva riesgos, sólo se utiliza esta prueba cuando és estríctamente necesario.

Pruebas de fertilidad para el hombre

Aunque muchas personas todavía piensan que la infertilidad es un "problema de la mujer," aproximadamente el 35% de los problemas de fertilidad son debidos a trastornos en el hombre.

Es importante que el hombre se implique en las pruebas de fertilidad junto a su pareja para poder realizar un exámen correcto. Las pruebas realizadas al hombre suelen ser más sencillas y los resultados de la prueba se obtienen antes.

Las pruebas de fertilidad que se suelen solicitar a los hombres son:

Espermograma

Espermograma

El espermograma, también conocido como seminograma, es la primera y probablemente más importante prueba para evaluar la fertilidad masculina. Esta evaluación consiste en realizar una comprobación de los siguientes indicadores:

  • Caracteres cuantitativos del esperma: Conteo de espermatozoides, volumen del esperma...
  • Caracteres cualitativos: morfología de los espermatozoides, movilidad de los mismos, mortalidad espermatica...
  • Otros parámetros como la aglutinación de esperma, recuento de globulos blancos, viscosidad...

De acuerdo con los resultados del espermograma se pueden detectar los siguientes trastornos en el semen:

  • Aspermia: Falta total de semen después de la eyaculación. Lee más en nuestro artículo Aspermia
  • Azoospermia: Ausencia de espermatozoides en la muestra de semen. Lee más en nuestro artículo Azoospermia
  • Cryptoazoospermia: presencia de muy pocos espermatozoides en la eyaculación
  • Hipospermia: Volúmen muy bajo de esperma
  • Oligospermia: Baja cantidad de espermatozoides en el semen. Lee más en nuestro artículo Oligospermia
  • Astenospermia: Reducción de la movilidad del esperma.
  • Teratospermia: Alto número de espermatozoides con morfología anormal
  • Necrospermia: Alto porcentaje de células muertas en la muestra

Puedes leer más sobre esta prueba de fertilidad en nuestro artículo Espermograma.

Examen físico

Un examen físico puede detectar trastornos tales como varicocele (hinchazón de las venas dentro del escroto) y dar pistas de posibles problemas hormonales. Con esta prueba también se suele determinar el tamaño testicular.

Detección de anticuerpos antiesperma

Algunos hombres producen anticuerpos contra su propio esperma. Estos anticuerpos se encuentran junto con los espermatozoides en el semen y afectan a la movilidad de los mismos impidiendo que estos lleguen al óvulo cuando se encuentran dentro del cuerpo de la mujer.

Por lo general, los hombres que tienen este trastorno producen espermatozoides completamente normales en sus testículos, sin embargo, cuando son liberados en forma de esperma presentan esta falta de movilidad o bajo recuento de espermatozoides vivos.

Mediante el análisis del esperma se puede diagnosticar este problema de fertilidad.

Eyaculación retrógrada

La eyaculación retrógrada es un problema que presentan algunos hombres al eyacular. En lugar de liberar el semen hacia el exterior, este es empujado hacia la vejiga. Generalmente, este trastorno es causado por una cirugía previa aunque existen casos en que se nace con él.

Artículos relacionados con Pruebas de fertilidad

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.