Tratamientos de fertilidad

A medida que una mujer envejece, especialmente después de los 35 años, sus posibilidades de quedar embarazada disminuyen y aumenta el riesgo de aborto involuntario. Si tienes 35 años o más, es aconsejable visitar al médico para que evalue las necesidades de optar por un tratamiento de fertilidad ya que, las probabilidades de quedar embarazada disminuyen cada año.

Tratamientos de fertilidad

Además de la edad, algunas mujeres jóvenes tienen algún problema que les impide quedar embarazadas. Si es tu caso, tranquila, existen tratamientos de fertilidad para una gran cantidad de los trastornos conocidos.

Como norma general, recomendamos buscar la ayuda de un endocrinólogo especialista en reproducción si la concepción no se ha producido dentro de los 12 meses, sin embargo, existen varios escenarios en los que es aconsejable buscar ayuda para detectar la infertilidad antes:

  • Períodos menstruales infrecuents: Cuando una mujer tiene períodos menstruales regulares, es decir, su ciclo menstrual está entre los 21 y 35 días, casi siempre indica que ovula de manera regular. La ovulación suele producirse aproximadamente 2 semanas antes del inicio del siguiente período. Cuando la mujer tiene ciclos a intervalos de más de 35 días, esto puede indicar que no está ovulando correctamente. La ovulación es esencial para poder conseguir el embarazo, por tanto, se recomienda una evaluación si los ciclos menstruales son infrecuentes o irregulares.
  • La mujer supera los 35 años de edad: A medida que la edad de la mujer va en aumento, el número de óvulos que el cuerpo madura va disminuyendo y también la calidad de cada uno de estos óvulos, por ese motivo, se recomienda una evaluación de fertilidad si una pareja ha estado intentando quedarse embarazada durante 6 meses o más y la mujer supera los 35 años de edad.
  • Historial de infecciones pélvicas o enfermedades de transmisión sexual: Algunas infecciones de transmisión sexual, como la clamidia o la gonorrea, pueden ser las causantes de la infertilidad al probocar inflamación y cicatrices permanentes en las tromas de Falopio. Es esencial que los conductos uterinos estén completamente abiertos para que el óvulo y el esperma puedan encontrarse y llevar a cabo la fecundación. Se recomienda una evaluación inmediata cuando la mujer tiene antecedentes de infección pélvica. Este tipo de exámenes suelen incorporar una prueba denominada histerosalpingografía diseñada para evaluar si las trompas de Falopio están abiertas.
  • Fibromas uterinos conocidos o pólipos endometriales: Disfunciones uterinas como los fibromas en la cabidad endometrial y los pólipos endometriales, pueden afectar la forma en que el endometrio (revestimiento del útero) y el embrión interactúan reduciendo las tasas de implantación y por tanto, embarazo. Estas anormalidades pueden causar sangrado irregular entre los ciclos menstruales. La evaluación debe llevarse a cabo a los 6 meses de intentos de embarazo infructuosos en mujeres con un historial conocido de estas anomalías o antecedentes de sangrado entre ciclos menstruales.
  • Anomalías conocidas en el semen del varón: Si la pareja masculina tiene una historia de infertilidad con una pareja anterior, o si existen anomalías en el análisis de semen, es recomendable realizar una evaluación en el momento de empezar a buscar el embarazo.

Hay tres tipos principales de tratamientos de fertilidad:

  • Tratamientos de fertilidad basados en medicamentos
  • Tratamientos de fertilidad basados en reproducción asistida
  • Tratamientos de fertilidad quirúrgicos

Tratamientos de fertilidad basados en medicamentos

Los tratamientos de fertilidad basados en medicación suelen ser útiles para los trastornos de fertilidad de la mujer, sin embargo, hay algunos casos en los que también se pueden preescribir fármacos al hombre.

Los fármacos suministrados a la mujer están orientados a estimular y favorecer la ovulación. Estos tratamientos de fertilidad reciben el nombre de inducción a la ovulación e incluyen los siguientes fármacos:

  • Citrato de clomifeno: Suele venir en pastillas y se usa en mujeres que tienen períodos infrecuentes o ciclos menstruales largos. Los efectos secundarios comunes incluyen:
    • Dolores de cabeza
    • Visión borrosa
    • Sofocos
  • Gonatropinas: Se suele distribuir en formato inyectable y se utiliza para inducir la liberación del óvulo una vez se han desarrollado los folículos y estos están maduros. Los efectos secundarios comunes incluyen:
    • Distensión o malestar abdominal
    • Sensación de hinchazón
    • Cambios de humor
    • Fatiga
    • Inquietud
  • Parlodel: Medicamento utilizado para bajar los niveles de prolactina y, en algunas ocaciones, se administra junto a cirugía o radiación para tratar la acromegalia, producida por un tumor en la glándula pituitaria. Se administra por vía oral y suele tener bajos efectos secundarios.

Puedes leer más sobre los fármacos para estimular la ovulación en nuestro artículo Inducción a la ovulación.

Tratamientos de fertilidad basados en reproducción asistida

La reproducción asistida (RA) es un conjunto de técnicas que ayudan a los mecanismos naturales de concepción. Cuando una mujer no consigue quedar embarazada después de haber pasado por los primeros tratamientos médicos puede optar por someterse a este tipo de tratamiento de fertilidad.

Los tratamientos empleados en la reproducción asistida incluyen:

Puedes leer más sobre estos tratamientos de fertilidad en nuestro artículo Reproducción asistida (RA).

Tratamientos de fertilidad quirúrgicos

Algunos trastornos de fertilidad únicamente se pueden curar mediante procedimientos quirúrgicos. Los trastornos que requieren de este tipo de tratamientos de fertilidad incluyen:

Reapertura de trompas de Falopio obstruidas

Las trompas de Falopio son los conductos por los cuales circulan los óvulos hasta llegar al útero. Si las trompas están obstruidas, el óvulo y los espermatozoides no se pueden encontrar, por tanto, es imposible que el óvulo sea fecundado. Esto puede pasar debido a cicatrices en las mismas o como resultado de la enfermedad inflamatoria pélvica (EIP).

Mediante cirugía se puede intentar romper el tejido cicatrizal que obstruye las trompas para que el óvulo pueda continuar su camino hacia el útero.

El éxito de la cirugía dependerá de como de dañadas se encuentren las trompas de Falopio. Aproximadamente el 69% de las mujeres con daños leves en las trompas de Falopio consiguió quedarse embarazada después de someterse a cirugía, pero el porcentaje desciende cuanto más dañadas estén las trompas.

Este tratamiento de fertilidad basado en cirugía conyeva una serie de riesgos. Entre un 8% y un 23% de las mujeres que se ha sometido a este tipo de cirugía a experimentado un embarazo ectópico.

Corrección de obstrucción en el epidídimo

Este tratamiento quirúrgico se emplea para trastornos masculinos. El epidídimo es una estructura helicoidal en los testículos que ayuda a almacenar y transportar los espermatozoides. En ocasiones, el epidídimo se bloquea e impide la eyaculación con espermatozoides (azoospermia).

En estos casos, mediante una cirugía se puede intentar corregir la obstrucción del epidídimo.

Extracción de espermatozoides

La extracción de espermatozoides es un tratamiento de fertilidad que consiste en extraer espermatozoides directamente del escroto mediante una aguja. Este tratamiento está indicado cuando:

  • Obstrucciones que impiden la liberación de espermatozoides
  • Ausencia congénita de los conductos deferentes (tubos que conducen el esperma desde los testículos)
  • Vasectomía

Artículos relacionados con Tratamientos de fertilidad

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.