Varicocele

El varicocele es una anomalía escrotal que se define como una dilatación de las venas que drenan el testículo. El varicocele es un trastorno común que se observa en el 15% de la población masculina en general y es, probablemente, consecuencia de la evolución de la postura erguida del hombre. La mayoría de los varicoceles (superior al 80%) se producen en el lado izquierdo y el resto en ambos lados. Esta dolencia, aparece generalmente durante la pubertad.

Varicocele

Se han propuesto varias teorías para explicar porqué aparece el varicocele, entre ellas, la más extendida indica que las válvulas no funcionan correctamente por tanto aumenta la resistencia al circular del flujo sanguíneo creando un efecto "como en una presa" y, por tanto, aumenta la presión venosa.

Cabe destacar que el varicocele no causan cáncer y no es potencialmente mortal, sinó que son simplemente una consecuencia anatómica del ser humano.

Síntomas del Varicocele

La mayoría de los varicoceles son asintomáticos, es decir, que no producen síntomas claros, sin embargo, pueden aparecer una sensación de incomodidad y/o dolor escrotal. Este dolor es generalmente leve a moderado y se produce después de largos periodos de estar sentado, de pie o en actividad y se alivia al recostarse. Aunque puede ser incómodo antes de acostarse (después de un largo día de actividad), por lo general no se produce al despertar después de una noche de descanso. No se asocia con problemas de micción o la disfunción eréctil, sin embargo, si tiene una relación directa con la infertilidad masculina.

El varicocele y la fertilidad masculina

Aproximadamente el 15% de los hombres tiene varicocele y de los que son evaluados por temas de infertilidad masculina el porcentaje aumenta hasta el 40%. Durante los últimos 50 años, esto ha dado lugar al estudio intensivo de la relación entre el varicocele y la infertilidad masculina. El mecanismo por el cual un varicocele en un lado puede afectar a la fertilidad de ambos testículos todavía no se entiende con exactitud, lo que es cierto es que la temperatura del escroto es normalmente varios grados más fría que la temperatura del cuerpo, lo cual es importante para la producción de esperma y el desarrollo normal del testículo. Esta diferencia de temperatura se mantiene cuidadosamente por la anatomía normal del escroto. Las venas dilatadas en un varicocele pueden disminuir la eficacia de este mecanismo de enfriamiento natural y probocar un "sobrecalentamiento" en los testículos que acabe en una reducción de la capacidad funcional de los mismos.

Cómo afecta el calor derivado del varicocele en la producción de esperma es actualmente objeto de varias investigaciónes dentro del área de fertilidad masculina, sin embargo, la teoría principal sugiere que el aumento de estrés oxidativo reduce la fertilidad en los pacientes con varicocele. Además, hay datos que muestran que las tasas de fragmentación del ADN espermático, una medida de la calidad de los espermatozoides, pueden ser elevados en los hombres con varicocele y que la reparación del varicocele puede reducir significativamente estos números. En cualquier caso, el análisis de semen en pacientes con varicocele puede mostrar el número de espermatozoides deteriorados y/o con poco movimiento.

Diagnóstico del varicocele

El "estándar de facto" para diagnosticar varicocele es mediante examen físico. Con el paciente de pie, el médico procederá a la palpación del escroto para detectar la dilatación de las venas que drenan los testículos. En ocasiones, el médico puede tener dificultades en la palpación de varicocele si la pared escrotal es gruesa o está contraida. Otra dificultad se encuentra cuando, la grasa benigna (denominada lipoma del cordón) se acumula de tal forma que presenta la misma forma que un varicocele, sin embargo, el lipoma desaparece cuando el paciente se acuesta.

Grados de varicocele

Los varicoceles se han dividido arbitrariamente en 3 calificaciones basadas en los hallazgos de la exploración física, además de estos tres grados, los varicoceles subclínicos son lesiones no detectadas por examenes rutinarios, pero se detectan por métodos de imagen radiológicas o similares.

  • Varicocele subclínico: El varicocele subclínico no se detecta en el examen físico, únicamente aparece en una radiología o similar.
  • Varicocele de Grado I: Varicocele palpable únicamente durante o después de la maniobra de Valsalva en el examen físico.
  • Varicocele de Grado II: Varicocele palpable en el examen físico rutinario sin necesidad de la maniobra de Valsalva.
  • Varicocele de Grado III: Varicocele visible para el ojo y palpable en examen físico.

El diagnóstico de varicocele también se puede hacer por medio de venografía, ultrasonidos Doopler, termografía, gammagrafía y TAC o una resonancia magnética. La venografía se considera que es la mejor prueba de diagnóstico, pero es invasiva, siendo necesario el uso de un catéter que se deslizará por uno de las grandes venas de la pierna hasta tener acceso al sistema reproductor. Convenientemente, la venografía se puede combinar con embolización usando globos o bobinas para tratar el varicocele al mismo tiempo. El ultrasonido Doppler es una prueba menos invasiva y se basa en la detección del flujo venoso dentro del varicocele. Termografía, Gammagrafía y la resonancia magnética o TAC no se suele utilizar para detectar el varicocele principalmente debido al aumento de los costos y la falta de estudios controlados que rodean su uso en este área.

¿Porqué debo tratar el varicocele?

Las razones para tratar un varicocele incluyen:

  • Para evitar el dolor escrotal provocado por el varicocele
  • Para corregir la infertilidad masculina
  • Para elevar los niveles ligeramente bajos de testosterona

Tratamientos para el varicocele

El objetivo del tratamiento del varicocele es detener el flujo de sangre invertido del cuerpo hasta el escroto para evitar ese aumento de la presión en la zona que hace que aumente, a su vez, la temperatura en los testículos.

En ocasiones, es suficiente con el uso de un soporte escrotal y un tratamiento a base de fármacos vasoconstrictores, sin embargo, si el dolor persiste, será necesario una intervención quirúrgica para curarlo.

La intervención quirúrgica para tratar el varicocele se denomina varicocelectomía y consiste en abrir la zona con una pequeña incisión para ligar con un tejido especial las venas espermáticas dilatadas. La intervención dura aproximadamente 30 minutos y no requiere de hospitalización, pudiendo volver el paciente a casa en un par de horas.

Artículos relacionados con Varicocele

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.